RESPUESTA:

De acuerdo con las leyes y estatutos de migración y naturalización de los Estados Unidos, cada solicitante se presume que es un potencial inmigrante hasta que el o ella establezca a total satisfacción del oficial consular, al momento de la entrevista, y al oficial de migración al momento de solicitar admisión en el puerto de entrada, que es titular del estatus de no-inmigrante y que regresará a su país de origen después de completar el propósito de su viaje a los Estados Unidos.
La carga de la prueba corresponde al solicitante quien deberá establecer que califica para el estatus de no-inmigrante y el tipo de Visa de Visitante que solicita. Los oficiales consulares de los Estados Unidos se fundamentan para la aprobación o negación de visas en los parámetros del Acto de Migración y Nacionalización de 1952, así como de sus modificaciones. Para obtener una Visa de Visitante, los solicitantes deberán demostrar que ellos tienen residencia en el exterior, suficientes recursos financieros para solventar el viaje, y nexos familiares y profesionales con su país de origen o de residencia para establecer que saldrán de los Estados Unidos después de completar su viaje.

El enfoque durante su entrevista no serán los documentos. Sin embargo, el Oficial Consular podrá solicitar revisar los documentos que apoyen su solicitud. La documentación que presente deberá ser en original y proporcionar detalles recientes sobre su empleo, motivo de su viaje, y/o su solvencia económica actual (por ejemplo: colillas del INSS, constancia de trabajo y cuentas de ahorro). En la mayoría de los casos, dicha documentación deberá demostrar que usted tiene motivos e intención de regresar a su país al terminar su viaje.